Estudiar

Glenda y Francisca estudiando La Casa Hogar Estudiantil ASOL fue fundada con el objetivo de ofrecer posibilidades de estudios y un hogar donde vivir a niños y niñas de familias con recursos bajos y con especial talento, para que puedan estudiar en colegios privados de alta calidad en la ciudad capital hasta cerrar su carrera escolar con un grado de bachiller. Las y los estudiantes provienen de áreas rurales, cuyas familias no tienen la capacidad económica para brindarles una buena educación, menos en colegios privados de alta calidad en la capital. Las actividades en la Casa Hogar Estudiantil ASOL están relacionadas con los quehaceres alrededor de los estudios de las y los niña/os: se levantan temprano para llegar a los colegios donde estudian. Al medio día o al inicio de la tarde regresan a la Casa donde les espera un almuerzo nutritivo. Después de cumplir con la limpieza, las/os niñas/os se dedican a sus estudios. Sobre todo las y los más pequeños necesitan la ayuda de la/os voluntarias/os. Esto significa que las y los voluntarios les ayudan en realizar sus tareas, estudian con ellas/os y los preparan para sus exámenes periódicos de los colegios. Después de la cena, muchas/os siguen estudiando, otras/os prefieren descansar un rato o cumplen con su turno de limpieza hasta llegar la hora de dormir a las 21 horas.

Normalmente, durante los días hábiles en la Casa Hogar, no queda mucho tiempo libre para dedicarse a otras actividades. Para ello existen los fines de semana. Aunque también se aprovecha el tiempo libre para profundizar en los estudios, los días de fin de semana no están tan estructurados como entre la semana. Así queda tiempo para jugar fútbol o voleibol o para ir a nadar.